Las Dunas de Baní

Dunas de Baní: Un desierto en la República Dominicana

El maravilloso paisaje de Las Dunas de Baní es un tesoro nacional de la República Dominicana, gracias a sus altas montañas de arena blanca fina y el sol tan cálido como en pocos lugares del país. Esta reserva científica que responde al nombre original de Monumento Natural Félix Servio Ducoudray, es considerada uno de los espacios naturales más hermosos de la isla.

Las Dunas de las Calderas

¿Cómo se forman Las Dunas?

Las arenas de estas dunas se generaron por un fenómeno natural que inició en la época del Pleistoceno y están compuestas principalmente por cuarzo y feldespato provenientes de los sedimentos arrastrados por el Arroyo Bahía. Estos son producidos por la acción de corrientes del Mar Caribe y el viento, encargándose de acumular las arenas, formando así las espectaculares dunas que existe en el área protegida.

La Dunas de las Calderas en Baní ocupan gran parte de la península extendiéndose por 15 kilómetros en línea recta y la altura máxima que alcanza es de 35 metros. Desde la cima más alta de las dunas se apreciar en un lado, la hermosa Bahía de Las Salinas y al otro lado, la hermosa Playa Salinas, de agua muy salada, conocida por sus poderosas olas ideales para practicar windsurf.

Los atardeceres de este destino son uno de sus mayores atractivos, sin embargo su mayor riqueza está en los minerales, flora y fauna que habitan allí. El área es de bosque seco subtropical, con una importante flora compuesta por especies nativas como melón espinoso, cactus, uva de playa, saona cimarrona, cayucos, guayacán, guasábara, y otras. La fauna está compuesta por lagartos y reptiles como La Iguana de la Hispaniola y varias aves como la garza egretta, insectos y artrópodos.

Iguana en Dunas de Baní

Este monumento natural tiene algunas áreas llanas formadas por sedimentación de playa que reciben el nombre de “salados” y que, en algunos casos, son ocupados temporalmente por aguas marinas, como es el caso de El Salado del Muerto. En la zona también se encuentran manantiales de agua dulce bajo la arena que desaparecen en tiempos de sequía, un sendero de los caracoles, como también una reserva de fósiles prehistóricos y elementos de valor arqueológico como montículos de caracoles.

Las  Dunas de Baní se ha convertido en los últimos años en un gran atractivo turístico, tanto para visitantes extranjeros como nacionales y es sin duda alguna, un lugar único en República Dominicana que no debes perderte.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar