puente romano en zaragoza

Ruta por las ruinas romanas de Zaragoza

La capital de Aragón fue conocida durante muchos años como Cesaraugusta, un apelativo que corresponde a los tiempos del emperador César Augusto allá por el siglo 14 A.C. Pero el nombre romano de Zaragoza no es el único patrimonio que esta cultura no dejó como legado. Y para darnos cuenta de ello, basta simplemente con un paseo por sus calles.

Qué visitar en Zaragoza: Ruta romana por la capital de Aragón

Zaragoza, también conocida como ciudad del Pilar, guarda muchos más encantos más allá de su Pilarica o su preciosa catedral denominada como la SEO. De esta última, por cierto, merece la pena especialmente visitar su interior, pese a que su entrada no sea gratuita.

Nos referimos especialmente a las ruinas romanas de Zaragoza. Restos romanos que están repartidos por sus calles y alrededores y que a priori, pueden pasar desapercibidos a primera vista.

puente y basilica del pilar zaragoza

  • Las Murallas romanas

Empezaremos este viaje al pasado por las famosas murallas romanas de la ciudad, que sirvieron como protección y resguardo del conjunto urbano durante muchos siglos de historia. Los dos tramos que aún se conservan de lo que fue una imponente fortificación de más de 3.000 metros de largo, no superan los 80 metros actualmente y se sitúan en la parte noroeste y nordeste de Caesaraugusta o Zaragoza, como prefiramos llamarla. En concreto, los restos de la zona nordeste forman parte en nuestros días del Convento del Santo Sepulcro, otro de los lugares de obligada visita en la capital maña.

  • El Foro romano

En segundo lugar, no podemos olvidarnos del que en su día fue el foro romano de Zaragoza, convertido actualmente en el llamado Museo Foro Romano, que se sitúa bajo la plaza de la SEO. Su visita es una muestra inmejorable para hacernos una idea de lo que en su día fue la Zaragoza romana, con proyecciones audiovisuales, exposiciones de objetos reales y numerosas reconstrucciones que explican cómo era el día a día en sus calles.

  • Las Termas romanas

Y por supuesto, uno de los centros de reunión más populares en aquellos días eran también las termas romanas de Zaragoza. Su visita es por supuesto, parada obligada en nuestra ruta y para acceder a ellas, debes dirigirte a la calle San Juan y San Pedro.

Allí podrás admirar los restos de lo que en su día debió ser una gran piscina al aire libre o de las letrinas de la ciudad, que datan nada menos que del siglo I a.C

  • El Teatro Romano

Y como no podría ser de otra manera hablando de una ciudad romana, nuestra siguiente parada nos conducirá hasta el Teatro Romano de la ciudad, conocido como el Anfiteatro Romano de Cesaraugusta. En su día llegó a concentrar a más de 6.000 espectadores alrededor de su arena, pero pronto cayó en decadencia siendo utilizadas muchas de sus piedras para construir la muralla.

Esta joya del siglo I fue descubierta hace sólo unos años durante unas excavaciones, siendo acondicionado para disfrute del turista. Durante su visita, además puede disfrutarse de un completo museo en el que se exponen muchos de los restos arqueológicos descubiertos junto a las ruinas.

  • Puerto Fluvial de Caesaraugusta

En aquellos tiempos, el río Ebro constituía la principal vía romana de Zaragoza en términos de comunicación y transporte, lo cual da pie a la última parada de nuestro recorrido, el que en su día fue el Puerto Fluvial de la ciudad.

Ni que decir tiene, que en tiempos romanos el río Ebro, que atraviesa tantos pueblos de Aragón, era navegable , convirtiendo a Cesaraugusta en uno de los tres puertos fluviales más importantes de Hispania y el mayor centro de comunicaciones del noreste peninsular. Situado en la parte más alta del río, su puerto, convertido hoy en día en un detallado Museo Histórico, permite al visitante construir una idea acerca de cómo eran las comunicaciones y el transporte de mercancías por aquel entonces.

En aquellos tiempos, las tinajas suponían uno de los soportes principales en lo que se refiere al traslado de bebida y alimentos y por supuesto, varias de ellas han sido conservadas y expuestas, captando la atención del visitante gracias a su imponente tamaño.

La visita al museo, incluyendo las proyecciones explicativas acerca de su antigua actividad, no lleva mucho más de media hora y puede disfrutarse de martes a sábado por un módico precio de 3 € en la Plaza San Bruno.

Y para culminar este viaje al pasado dejaremos de buscar vestigios de la Zaragoza romana en el plano para localizarlos dentro de su Museo. Los numerosos restos históricos procedentes de esta época repartidos por el Museo de Zaragoza, hacen de él el lugar perfecto para concluir nuestro trayecto. Desde el impresionante Mosaico de Orfeo, cuya fama ha conseguido traspasar nuestras fronteras, a sus numerosas estatuas y esculturas de la época o incluso varios restos de mobiliario. Cada pedazo de historia expuesto en el Museo supone el broche de oro a este paseo histórico por la ciudad más importante de Aragón. Un recorrido en el tiempo que no olvidarás.

A un paso del Museo del Puerto Fluvial de Caesaraugusta se encuentra el hotel Catalonia El Pilar, en una zona muy céntrica de la ciudad. Disfruta de este hotel en Zaragoza con Catalonia Hotels & Resorts.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar